En el desierto israelí, la Torre Solar más alta del mundo mira hacia el futuro

POR: Daphne Rousseau

A picture taken on May 26, 2016 shows some of the 55,000 mirrors directing sunlight toward the Ashalim solar tower, which is under construction near the southern Israeli kibbutz of Ashalim in the Negev desert. (Jack Guez/AFP)

Una foto tomada el 26 de mayo del 2016, muestra algunos de los espejos dirigiendo la luz solar hacia la torre solar Ashalim, la cual está en construcción cerca del kibbutz del sur israelí en el desierto del Negev

La Torre Ashalim se erguirá el doble de alto que las competidoras del extranjero y recibirá luz reflejada de un campo de 55,000 espejos extendiéndose en un millón de metros cuadrados.

AFP – En el medio del desierto del sur de Israel, los ingenieros están trabajando duro para construir la torre solar más alta del mundo, reflejando las altas esperanzas del país en la energía renovable.

Una vez completada a finales del 2017, la Torre Ashalim se elevará a 240 metros (787 pies), más que la Torre Montparnasse de Paris y Gherkin de Londres, de acuerdo al gobierno israelí y el consorcio construyéndola.

Cubierta en acero inoxidable, la torre cuadrada en el rocoso desierto del Negev con una cúspide asemejándose a un faro gigante será visible desde docenas de kilómetros (millas) a la distancia.

Un campo de espejos cubriendo 300 hectáreas (740 acres) -el tamaño de más de 400 campos de fútbol -se extenderá desde su base, dirigiendo la luz solar hacia la cúspide de la torre a un área llamada la caldera, la cual se ve como un foco gigante.

La caldera, cuya temperatura se elevará a 600 grados Celsius (1112 Fahrenheit), genera vapor que es canalizado hacia el pie de la torre, donde la electricidad es producida.

A worker walks past the solar receiver at the construction site of the Ashalim solar tower near the southern Israeli kibbutz of Ashalim in the Negev desert on May 26, 2016. (Jack Guez/AFP)

Un trabajador camina pasando el receptor solar en el sitio de la construcción de la torre solar Ashalim cerca del kibbutz de Ashalim en el desierto del Negev el 26 de mayo del 2016

La construcción, costando un estimado de 500 millones de euros ($570 millones), está siendo financiada por la firma General Electric de Estados Unidos, con Alstom de Francia y el fondo de inversión privado israelí Noy también involucrado.

El gobierno israelí lanzó una licitación para el proyecto en el 2013, comprometiéndose a comprar la electricidad de ella por 25 años como parte de un cambio hacia la energía renovable y la independencia energética.

Limpia a un costo

El país principalmente genera electricidad utilizando plantas alimentadas por carbón, gas natural y fuelóleo [N.T. Combustible derivado del petróleo]. Su provisión doméstica de gas natural ha crecido con el descubrimiento de campos en el Mediterráneo.

La [energía] solar requiere una mayor inversión, aunque está bajando gradualmente.

La energía de una torre solar es “dos o tres veces más cara que la producida por las clásicas plantas de electricidad utilizando carbón o combustible”, dijo Eran Gartner, quien dirige el consorcio Megalim manejando el proyecto.

Eran Gartner, the Chief Executive Officer of Megalim Power Ltd, in an office at the construction site of the Ashalim solar tower near the southern Israeli kibbutz of Ashalim in the Negev desert on May 26, 2016. (Jack Guez/AFP)

Eran Gartner, el Funcionario Ejecutivo en Jefe de Megalim Power Ltd, en una oficina en el sitio de construcción de la torre solar Ashalim cerca del kibbutz Ashalim del sur israelí en el desierto del Negev

La torre debería suministrar 121 megavatios, o el 2% de las necesidades de electricidad de Israel, suficiente para una ciudad de 110,000 hogares.

El país de ocho millones de personas está buscando hacer que la energía renovable contabilice el 10% de su consumo total para el 2020.

La energía solar ofrece una alternativa limpia a las plantas de electricidad alimentadas con fuelóleo y carbón, las cuales contribuyen al calentamiento global con sus emisiones de CO2 que atrapan el calor.

“El gobierno acordó seguir adelante con esta tecnología -aun cuando nosotros no ocultamos el hecho de que es más cara que la producción de electricidad tradicional -precisamente para lograr costos más bajos con el tiempo”, dijo Gartner en el lugar.

“La segunda torre solar será ligeramente menos costosa, la tercera mucho menos costosa, etcétera”.

Él predijo un paisaje futurista de torres con vista al desierto.

A worker walks past some of the 55,000 mirrors directing sunlight toward the Ashalim solar tower, which is under construction near the southern Israeli kibbutz of Ashalim in the Negev desert, May 26, 2016. (Jack Guez/AFP)

Un trabajador camina pasando algunos de los 55,000 espejos dirigiendo luz solar hacia la torre solar Ashalim, la cual está en construcción cerca del kibbutz de Ashalim del sur israelí en el desierto del Negev, el 26 de mayo del 2016

Israel podría en teoría satisfacer sus necesidades de electricidad a través de la energía solar utilizando solamente el cuatro por ciento del desierto del Negev, dijo Eitan Parnass, director de la Asociación de Energía Verde de Israel.

Campo de Espejos

El gas encontrado en las costas de Israel es un gran impulso hacia la independencia energética, pero Parnass dijo que se debe continuar diversificando para evitar la dependencia de una sola fuente en el turbulento Medio Oriente.

“Nosotros estamos en una situación donde no podemos simplemente mirar el aspecto económico”, dijo él.

“Israel no tiene otra opción que diversificar su independencia energética, primero por razones de seguridad”.

Sin embargo, los críticos han analizado el proyecto como demasiado caro y complejo en comparación con otras soluciones.

Yael Cohen-Paran, una legisladora israelí con la oposición de la alianza Unión Sionista y presidenta del partido político Movimiento Verde, dijo que el proyecto tiene “requisitos tan demandantes y costos tan altos” que no puede ser replicado.

La energía solar ha formado por años una parte de la vida en Israel, donde los paneles en el techo son usados a menudo para calentar los tanques de agua de los hogares.

A Spanish worker welds a piece of metal at the construction site of the Ashalim solar tower near the southern Israeli kibbutz of Ashalim in the Negev desert on May 26, 2016. (Jack Guez/AFP)

Un trabajador español suelda una pieza de metal en el sitio de construcción de la torre solar Ashalim cerca del kibbutz Ashalim del sur israelí en el desierto del Negev el 26 de mayo del 2016

Una torre solar y su campo de espejos, una tecnología conocida como energía solar térmica concentrada, solamente es rentable como parte de un proyecto a gran escala, a diferencia de un campo fotovoltaico, donde cada panel actúa como un pequeño generador.

La torre Ashalim estará equipada con 55,000 espejos proyectores, contabilizando un total de superficie reflectora de un millón de metros cuadrados (10.8 millones de pies cuadrados).

Como los girasoles, los espejos girarán hacia el trayecto del sol.

Los ingenieros han desarrollado reservorios para la tarea de almacenar calor cuando no salga el sol.

“Ese es el gran plus de la tecnología de energía solar… la centralización y almacenamiento de energía en la noche abre el camino para el uso masivo de electricidad solar en Israel”, dijo Parnass.

A picture taken on May 26, 2016 shows some of the 55,000 mirrors directing sunlight toward the Ashalim solar tower, which is under construction near the southern Israeli kibbutz of Ashalim in the Negev desert. (Jack Guez/AFP)

Una foto tomada el 26 de mayo del 2016, muestra algunos de los espejos dirigiendo la luz solar hacia la torre solar Ashalim, la cual está en construcción cerca del kibbutz del sur israelí en el desierto del Negev

Las torres solares ya han sido construidas en locaciones tales como Marruecos, Sudáfrica y California, donde la más alta del mundo hasta el momento -irguiéndose a 137 metros -está ubicada en Ivanpah en el desierto Mojave.

“Nosotros multiplicamos el tamaño de los espejos por tres en comparación a la generación previa”.

“Todo está conectado por WiFi en lugar de por cables. La torre y su caldera también están diseñadas para reducir costos. Todo está hecho para perseguir la rentabilidad”.

 

(Traducción por el Consulado General H. de Guayaquil)    

También te podría gustar...

Deja un comentario