Regañar a los niños pequeños acerca de la comida y el peso puede causar conflictos familiares

Regañar a los niños pequeños acerca de la comida y el peso puede causar conflictos familiares


Por Judy Siegel-Itzkovich

Uno de cada tres israelíes de entre cinco y 21 sufre de obesidad.

http://www.jpost.com/HttpHandlers/ShowImage.ashx?ID=291166&p=150

Foto: INGIMAGE

Los padres que con frecuencia tocan el tema del peso a niños con problemas de sobrepeso o bajo peso,  pueden llegar a mejorar su salud, pero sus futuras relaciones con ellos podrían sufrir. Este fue el hallazgo de la Dra. Naama Atzaba-Poria, jefe del programa de psicología del desarrollo, de la Universidad Ben-Gurion, que habló en la Conferencia de Negev para el Bienestar Infantil celebrada el jueves por la Universidad Ben-Gurion y el centro Médico de la Universidad Soroka en Beer Sheva.

Estudió 55 familias, algunas de ellas con niños con trastornos de alimentación, como la negativa a comer, los difíciles para comer y los que incluyen a los padres en una lucha por la comida. Ella encontró que las familias estaban en riesgo de malas relaciones entre sí.

Los estudios muestran que una cuarta parte de todos los bebés y niños pequeños sufren de algún tipo de problema alimenticio. Los niños pueden establecer condiciones que van a comer algo sólo si consiguen un premio o se les permite comer mientras ven la televisión. Otros regurgitan mucho, tienen sueño durante las comidas, insisten en la lactancia tardía o se niegan a probar nuevos alimentos, limitándose sólo a unos pocos tipos.

“Nuestros hallazgos subrayan el papel central que tiene peso en nuestra sociedad”, dijo Atzaba-Poria. “Los niños que tienen bajo peso a veces se convierten en adultos con sobrepeso u obesos. Tenemos que poner menos tensión en el peso del niño y más en la forma de comer de una forma saludable y crear patrones alimentarios adecuados”, dijo.

El parlamentario Merav Ben Ari, que asistió a la conferencia, habló acerca de la obesidad en los niños, con el argumento de que desde hace años, el Estado ha “ignorado” el tema y que el problema ha crecido enormemente. De acuerdo con los datos más recientes, uno de cada tres israelíes de entre cinco y 21 sufre de obesidad. Observó que en las familias árabes, la situación es aún peor, con un 40% de los niños con  exceso de peso a los 12 años.

El supervisor de salud en Administración Pedagógica del Ministerio de Educación, Irit Livné, dijo que todos los que estudian en seminarios de maestros, empezando en el año nuevo judío recibirá capacitación en salud. Más de 1000 escuelas ya han sido declaradas promotoras de salud, y en 2020, se convertirá en estándar en todo el sistema educativo, dijo.

El Dr. Alon Haim, jefe de la clínica pediátrica de cirugía bariátrica en Soroka, dijo que “Israel está en un lugar muy malo sobre la obesidad en comparación con el resto del mundo. Se ha demostrado claramente que una de las maneras más eficaces para prevenir la obesidad es mediante el establecimiento de legislación y reglamentos”.

También te podría gustar...

Deja un comentario