Noticia de la ACOM

El encuentro mantenido ayer en el seno de la Unión Europea entre Federica Mogherini, alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, y Mahmoud Abbas, el sempiterno Presidente de la Autoridad Palestina (en su decimotercer año de su mandato electoral de cuatro), vuelve a evidenciar la permanente huida hacia ninguna parte del liderazgo palestino, anquilosado en su propia trama clientelar y tendencia a la glorificación de actos violentos.

Abbas pide a la Unión Europea “que se reconozca rápidamente a Palestina como Estado independiente”. Un estado necesita un territorio, un gobierno que ejerza el poder soberano, un pueblo y reconocimiento internacional. Y nada de eso existe:

– Palestina no tendría fronteras definidas ni reconocidas, que según los acuerdos de Oslo se deben acordar por negociaciones entre las partes.
– No existe un cuerpo soberano ni un gobierno, sino dos (con Hamas, un grupo terrorista, administrando Gaza), por lo tanto no hay control efectivo territorial, ni instituciones nacionales que pudieran sostener a ese estado.
– No existiría un reconocimiento internacional generalizado, ni aunque la Unión Europea cometiera la irresponsabilidad de legitimar la farsa de un estado fantasma, imposible de mantener y con voluntad de conflicto permanente con su más importante vecino.

Quienes, internacionalizando un conflicto que debe ser resuelto por las partes directamente implicadas en negociaciones bilaterales, apoyaran crear una realidad falsa y artificial, estarían contribuyendo a la creación de otro estado fallido desde su concepción, un auténtico polvorín en la zona más convulsa del planeta y con infiltración yihadista en todos sus estamentos. Una pesadilla para la seguridad global.

La élite cleptócrata palestina no muestra ningún interés efectivo por una solución sólida, sino que mendiga el apoyo de la comunidad internacional para seguir evitando involucrarse directamente en la resolución negociada del conflicto y en crear estructuras e instituciones estatales (sus corruptos líderes, de uno y otro color, se robaron la mayor ayuda per capita recibida en la historia por ningún colectivo durante las últimas décadas y no tienen para mostrar como resultado de esas subvenciones más que misiles, túneles del terror, premios a asediamos yihadistas con los que nombran plazas y un sistema mediático y educativo centrado en la inducción al odio).

Las evidencias son tan claras, que sería una vergüenza que instituciones y medios internacionales condonaran esos comportamientos y persistieran premiando la posición victimista y frívola de la Autoridad Palestina. Es el momento de que la Unión y Europea y Espana expresen con claridad que no estamos dispuestos a que sigan sangrando económicamente a la comunidad internacional y que comiencen a exigir de los palestinos un comportamiento adulto y responsable de sus actos si pretenden ser reconocidos como un igual en la comunidad de naciones. Lamentablemente, las estrategias adoptadas hasta la fecha sólo han creado a un menor de edad incapaz de manejar sus asuntos, con agravios contra todos pero perpetuamente irresponsable de sus actos, al que se premia con una generosa paga pero, no contento, exige ahora coche con matrícula personalizada y apartamento de lujo en la Mukata.

También te podría gustar...