En Arabia Saudita, hay señales de un esfuerzo para romper el tabú de Israel

En Arabia Saudita, hay señales de un esfuerzo para romper el tabú de Israel

Medios más flexibles informan que “es una señal de que hay menos hostilidad”, dice un funcionario israelí.

http://www.jpost.com/HttpHandlers/ShowImage.ashx?ID=338462&p=150

Reuters

Los medios de comunicación estatales saudíes parecen estar suavizando sus informes sobre Israel, publicando columnas sin precedentes sobre la perspectiva de relaciones directas, citando a funcionarios israelíes y llenando sus espacios noticiosos libres con un menor número de historias negativas sobre la relación de Israel con los palestinos.

El cambio público – de medios como Al-Arabiya y el periódico Riad, entre otros medios locales o estatales – refleja un contacto secreto, bajo la mesa, entre el reino Árabe y el Estado Judío que ha sido un trabajo en progreso durante años.

Pero el movimiento en medios marca una nueva fase en ese proceso diplomático de acuerdo con algunos expertos en el reino, que ven señales de un esfuerzo de la monarquía para preparar a la sociedad saudí para debates que habían estado previamente fuera de los límites.

“La clave aquí es que todo el mundo entienda que esto no va a cambiar de la noche a la mañana, y que probablemente no va a convencer a mucha gente. Pero ese no es realmente el punto”, dijo David Pollock, un experto en la región en el Instituto Washington para la Política del Cercano Oriente. “El punto es establecer esto como una propuesta discutible, y para romper el tabú de siquiera debatir sobre ello – sobre la posibilidad de normalizar las relaciones.”

“Una vez que hayas hecho eso, lo has legitimado”, añadió Pollock. “Hay dos lados de repente.”

Una columna pedía a los saudíes “dejar atrás” su “odio a los Judíos”, y otro dijo que las conversaciones entre las dos naciones deben ser directas, sin intermediarios, basadas en los intereses nacionales de Arabia Saudita.

Esos intereses nacionales parecen alinearse con los de Israel, principalmente en el tema de Irán, que ha dominado el ciclo de noticias saudíes en los últimos meses – de las actividades de la República Islámica en Líbano, Siria y Yemen.

Islamistas conservadores saudíes ven a Irán, los chiitas y Hezbollah como “mucho peor que los Judíos,” Pollock comentó. “Así que eso le quita un poco de importancia – y en realidad los empuja en la misma dirección.”

Un funcionario del Ministerio de Asuntos Exteriores dijo que ha habido algunas señales positivas de Riad – tales como una entrevista que el embajador en Washington Ron Dermer dio recientemente a los medios saudíes, y otra que el Director General del Ministerio de Asuntos Exteriores, Dore Gold, tuvo el año pasado con un sitio web árabe – pero que no parece que esto es parte de una campaña organizada para preparar el terreno para mejorar las relaciones.

“Estas son señales positivas, pero yo no diría que cambian de juego”, dijo el funcionario. “Cosas buenas están sucediendo.

Pero en lugar de ver esto como un intento de preparar el terreno para algo, yo diría que es una señal de que hay menos hostilidad”.

Una fuente en la Oficina del Primer Ministro se mostró de acuerdo. Reconoció algunos artículos recientes de “algunos periodistas de peso” en contra del odio hacia los Judíos, pero dijo que no sabe nada sobre que vienen de arriba como parte de una campaña organizada.

Conversaciones reservadas entre Israel y Arabia Saudita comenzaron a filtrarse al público en junio, cuando un apretón de manos entre Gold y el ex asesor del gobierno saudí Anwar Eshki provocó sorpresa. Poniendo fin a cualquier duda de que el apretón de manos era un asunto aislado, Eshki encabezó una delegación de Arabia Saudita a Jerusalén el mes siguiente que fue reconocida públicamente.

El príncipe saudí Turki bin Faisal Al Saud también compartió escenario con el ex jefe de la inteligencia militar israelí, Amos Yadlin, en 2014.

Un esfuerzo similar está en marcha en Egipto, dijo Pollock.

“Deduzco de hablar con algunas de las personas que están directamente involucradas con esto que hay diferentes campos – diferentes escuelas de pensamiento en estos países”, dijo Pollock.

“Definitivamente hay oposición interna, y es muy delicada y frágil. Sin embargo, en ambos países, el gobierno y los medios de comunicación del establecimiento – y sus sucursales y aliados – están llevando a cabo una estrategia deliberada para hacer esto”.

También te podría gustar...

Deja un comentario