“El antisemitismo como un derecho fundamental”

Apareció en el viejo dilema, no. 718, 23-29 de noviembre de 2017

“En Rumania, el antisemitismo es un derecho humano fundamental.” Estar en paz, este artículo está escrito por un antisemita. La cita anterior es de mi antiguo colega en el origen de la BBC hebreo, Dorian Galbinski que ’90 dieron esta respuesta  a un joven periodista de Rumania que le dijo francamente: ‘Soy muy antisemita.’

Desde entonces tras más de 25 años y aunque los Judíos casi desaparecieron de Rumania, el antisemitismo sigue presente. Con la  aparición de Internet y cuasi-generalización  a veces perpetúan y la intensificación de este fenómeno: si nos fijamos en los comentarios sobre los artículos que tocan el tema del hebreo (y, a veces ni siquiera lo tocan)  te aterroriza el violento antisemitismo  que presentan. En una simple búsqueda en Facebook con “muerte de los judíos” obtienes cientos de resultados. Es muy probable que la mayoría de los comentaristas no conocieran personalmente a ningún judío en sus vidas. De ahí el conocido antisemitismo sin judíos, que también se  insinúa en la vida pública.

“El antisemitismo en Rumania se ha convertido en un producto de consumo. Vendido por los políticos como un ingrediente del nacionalismo, el antisemitismo y el goteo que fluye de los desagües de la política rumana … en un país en el que viven menos de 3.000 hebreos, la mayoría de ellos personas mayores, tal vez para ellos es sorprendente decir que hay antisemitismo en  Rumania … “, dice el presidente fundador  del Centro de Vigilancia y Lucha contra el antisemitismo, Marco Maximilian Katz . “Esta situación es una prueba viviente de que la existencia del antisemitismo en nuestra época ya requiere la presencia de Judíos … asimismo con un virus, sólo se necesita una pequeña brisa para que se conviertan en un  virulento antisemitismo …”, añade.

La perspectiva de la integración de Rumanía en la OTAN ha llevado a las autoridades a pasar a la acción: el gobierno dirigido por Adrian Năstase adoptó en 2002, la Ordenanza de Emergencia 31, que penalizan los movimientos y la propaganda fascista y la negación del Holocausto y el culto de las personas condenadas por delitos contra la humanidad, por ejemplo Ion Antonescu. El efecto fue prácticamente nulo, incluso después de la modificación de la ordenanza por la Ley 217/2015, que penalizan explícitamente la negación del Holocausto y la propaganda de la Guardia de Hierro en Rumania.

Publicación por  la Comisión 2004 del Informe “Wiesel” reconocido por el Estado rumano, por último, la responsabilidad de Antonescu en la muerte de 280.000 a 380.000 y 11.000 hebreos en Rumania  durante el periodo 1940-1944 debe ser un punto de inflexión en la lucha contra el antisemitismo. Pero este documento oficial, basado en gran parte en documentos de archivos rumanos, permaneció poco conocido por el público, y entre los que lo conocen, gran parte de él es un reto como “un acto del enemigo  los Judios contra el pueblo rumano” impuesto y aceptado por Rumania en el mismo año en que la Unión Europea decidió aceptar el principio de la adhesión del país, producido el 1 de enero de 2007.

Se estableció el Instituto para el Estudio del Holocausto en Rumania “Elie Wiesel” institución pública bajo los auspicios del Gobierno de Rumania, cuyo papel en la “identificación, recopilación, archivo, la investigación, la publicación de documentos y resolver cuestiones científicas relacionadas con el Holocausto, el desarrollo y la implementación de programas educativos y culturales sobre este fenómeno histórico “.  Los antisemitas lo vieron como una “herramienta de los Judios, el ” Instituto “Wiesel” se hizo impopular en estos entornos a menudo  con una actitud intransigente hacia la reactivación de la Guardia de Hierro en diferentes formas y manifestaciones de la negación del Holocausto.

“Desde nuestra perspectiva, la promoción de los símbolos del Movimiento Legionario, Memoria de élite legionario heroica o las personas condenadas por crímenes de guerra es una forma insidiosa para minimizar la memoria del Holocausto y por lo tanto pueden considerarse como una manifestación de antisemitismo,” dijo el director del Instituto ” Elie Wiesel “, Alexandru Florian, que acusa a las autoridades pasivas de este fenómeno. “El hecho de que la administración local estimule  la memoria a veces” mal “del Holocausto o el GEO 31/2002, modificada por la Ley 217/2015 no produce efectos que creemos que pueden clasificarse  bajo el título” ¿Qué  hacen las autoridades para combatir el antisemitismo”. Menciono aquí Salón Cluj negativa a cambiar el nombre de la calle Radu Gyr, líder del Movimiento Legionario, o la no realización de la investigación criminal durante años en los casos susceptibles de encajar en el GEO 31/2002 (saludo nazi frente al Instituto “Elie Wiesel” , respectivamente, la negación del Holocausto en público) “, dice el director Alexandru Florian.

Una encuesta reciente encargada por el Instituto “Elie Wiesel” indica que los judíos tienen una mejor (o menos mala) imagen que la de otras minorías, como los húngaros y romiis, pero que sólo un tercio de los encuestados cree que hubo un Holocausto en Rumania.

 

Es un aumento del 5% en comparación con estudios similares llevados a cabo en 2015, pero eso no cambia los datos esenciales del problema en relación con el antisemitismo en Rumania.

 

Petru Clej es periodista, corresponsal en Londres de Radio France Internationale- Rumania

También te podría gustar...